Yerba Mate Taragüi: El poder de un sabo


Se suspendió el mundo, no el fútbol



Después de haber transitado la vida con uso de razón durante los últimos 70 Años me surge la siguiente reflexión: el mundo que viene será avaro y si los gobiernos del mundo sin distinción ideológicas o de intereses no cambian, van a tener que forzar al capitalismo a ser más socialista , casi “comunista “; eso en lo económico global. En lo social, la distancia corporal va ser un parámetro de vida cotidiana. Los grupos de amigos serán mucho más reducidos y nos remitiremos cada vez más a la familia .
Aún con una vacuna eficiente que en uno o dos años aminore o prevenga el coronavirus, el mundo ya aprendió y se pregunta: ¿Si después de esta pandemia aparece otra? No tengo estadísticas, pero la mayoría de los seres humanos no somos solidarios, más bien defendemos sectores o somos individualistas. Seguramente, se va a imponer primero una gran cumbre política internacional sin distinciones. Alguno de los “Líderes” la convocará, pero según mi impresión fracasará y entonces hablarán los pueblos. Surgirán sin duda nuevos líderes; no sólo políticos, sino sociólogos y científicos. Los fundamentalistas tendrán su lugar, pero estimo que serán controlados, más allá de los estragos parciales que puedan causar.
Esto no lo resumamos a que “el Fútbol se suspende hasta el 31 de marzo”. Se suspendió el mundo, no el fútbol. Entonces, se debe crear un nuevo espacio de convivencia y, sobre todo, realista. El mundo, salvo excepciones, será como decía un filósofo sabio: “Un gran vecindario

Comentarios

PUBLICIDAD