Mafia de los desarmaderos: secuestran vehículos y repuestos por un valor de 50 millones de dólares

 

El disparador fue una serie de publicaciones en plataformas de compra y venta de todo tipo de artículos donde se ofrecían, a un buen precio, autopartes de autos y camionetas. Tras dos meses de investigación, detectives de la Policía Federal Argentina descubrieron, en Neuquén, cuatro desarmaderos a cielo abierto donde secuestraron mercadería valuada en 50 millones de dólares.


Así lo informaron fuentes de la PFA y del Ministerio de Seguridad de la Nación. En los procedimientos, según los voceros consultados, fueron detenidos 31 sospechosos. Hay decenas de miles de autopartes y unos 3000 vehículos desguazados o en trámite de serlo. Uno de los cuatro predios en los que se acopiaban los rodados ocupaba una hectárea y media. Era, virtualmente, una ciudad-desarmadero.



“Los autos y camionetas eran robados en distintos puntos del país por distintas organizaciones criminales y terminaban en los desarmaderos de Neuquén, donde eran desguazados para después vender las autopartes. Secuestramos mercadería por un valor estimado en 50 millones de dólares”, dijo a LA NACION un jefe policial que participó de la investigación.



Uno de los predios allanados por personal de la División Delitos Contra el Automotor de la PFA, al mando del comisario Walter Idiart, y por detectives de la División Unidad Operativa Federal (DUOF) Neuquén de la fuerza de seguridad, tiene una extensión de una hectárea.

“No solo vendían las autopartes por Internet, los clientes también conocían de los desarmaderos por el ‘boca a boca’ e iban directo a los predios a buscar la mercadería”, agregaron las fuentes consultadas.

En la investigación interviene el fiscal de Neuquén Diego Azcárate. “Durante los allanamientos también se constató la ausencia de medidas de seguridad ambiental, comprobándose el derrame de hidrocarburos nocivos y contaminantes, producto de las acciones de desarmado y acopio vehicular. Por ese motivo fueron tomadas muestras de suelo no consolidado para su posterior análisis”, agregaron las fuentes consultadas.

Si bien aún falta constatar documentación, se sospecha que los autos y camionetas desguazados en los predios allanados habían sido robados en Neuquén y provincias vecinas. Pero no se descarta que también haya vehículos sustraídos en la ciudad o la provincia de Buenos Aires.

Durante los dos meses que duró la investigación, los detectives policiales hicieron distintos tipos de vigilancia con drones para reunir las pruebas.

Los investigadores no descartaron que la organización descubierta en Neuquén haya sido el desprendimiento de bandas que operaban en el área metropolitana y que hayan migrado para escapar de los radares de los investigadores.

Comentarios