LAS MARIAS


Fabián Tablado recupera la libertad tras cumplir la condena por violar dos perimetrales

 


El femicida que mató de 113 puñaladas a Carolina Aló en 1996 en Tigre saldrá en libertad hoy tras agotar la última pena que le impusieron por violar dos restricciones que tenía con sus dos hijas y con el padre de la víctima, Edgardo Aló.

Fabián Gerardo Tablado, el femicida que en 1996 asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló en uno de los casos más resonantes de la historia criminal argentina, volverá a recuperar la libertad este miércoles, luego de cumplir durante el último año la condena que le impusieron por violar dos restricciones perimetrales.

El último fallo que lo condenó por dos hechos de "desobediencia" por no respetar las prohibiciones de acercamiento que tenía con sus hijas y con Edgardo Aló, el padre de su víctima, ya estipulaba que a Tablado se le dé por concluida la condena el próximo 15 de diciembre, a las 12 del mediodía.

Ese será el momento en el que el reincidente saldrá en libertad de su actual lugar de detención, la Unidad 46 de José León Suárez, una de las que integran el Complejo Penitenciario San Martín que el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) tiene montado al costado del Camino del Buen Ayre.

Desde la Fundación Carolina Aló, que preside Edgardo, se impulsa para el día de la liberación un "escrache popular" en redes sociales para difundir el rostro de Tablado con el hashtag #asesinosuelto y el mensaje "no te olvides de esta cara, el 15 de diciembre puede estar caminando al lado de tu hija".

"Este chacal nunca tendría que recuperar la libertad. Es un psicópata peligroso que siempre se burló de las leyes, como lo hizo conmigo al violar la perimetral que le habían impuesto. Sólo nos queda cuidarnos de él", dijo a Télam el padre de Carolina.

El propio Edgardo, con su abogado Ignacio Iudica, lograron que el Juzgado de Familia de Familia 5 de Tigre, ordenara para Tablado una nueva perimetral que deberá cumplir al salir de prisión y que le impide acercarse a menos de 500 metros de su domicilio particular en San Fernando y del laboral en la Dirección Nacional de Migraciones de Tigre.

En ese sentido, la jueza Silvia Sendra dispuso que la medida sea por 120 días, aunque "será prorrogable en el supuesto de que perdure la situación de riesgo", señaló la resolución judicial a la que accedió Télam.

"El denunciado deberá abstenerse de realizar actos de violencia, hostigamiento, perturbación o intimidación, mediante cualquier modalidad (telefonía, Internet, valiéndose de terceras personas, etc.)", agregó el fallo.

Más allá de alguna salida transitoria que en alguna oportunidad tuvo, pero le fue revocada, Tablado pasó más de la mitad de su vida encarcelado por las tres condenas que tuvo a lo largo de sus actuales 45 años.

Desde que asesinó a su novia el 27 de mayo de 1996 y hasta el 28 de febrero de 2020, cuando se dio por concluida esa condena y salió del penal de Campana, estuvo 23 años, nueve meses y un día preso.

En aquella oportunidad estuvo en libertad sólo nueve meses y 18 días viviendo con sus padres en la misma vivienda de Tigre donde en 1996 cometió el femicidio de las 113 puñaladas.

Pero volvió a ser detenido el 16 de diciembre de 2020 a raíz de la denuncia que el propio padre de Carolina hizo al enterarse que el 19 de octubre de ese año Tablado pasó caminando junto a sus hijas mellizas, sobre quienes también tenía una perimetral, a 150 metros de su lugar de trabajo en Tigre, lo que fue confirmado por los videos de las cámaras de seguridad.

El juicio se hizo el 9 de noviembre último y el juez en lo Correccional 6 de San Isidro, Hernán Sergio Archelli, condenó a Tablado por el delito "desobediencia reiterada" (dos hechos, por violar), a un año de prisión efectiva y lo declaró reincidente.

En uno de los párrafos más duros de su sentencia, Archelli consideró como agravante los antecedentes condenatorios de Tablado que "son indicativos de un desapego persistente a las normas y a la sociabilidad" y "la victimización reiterada" a la que sometió al padre de Carolina.

El crimen de Carolina Aló , fue uno de los casos de mayor repercusión de la historia criminal de nuestro país, en épocas en las que no existía la figura del femicidio. Ocurrió el 27 de mayo de 1996 en la casa de la familia Tablado, en la calle Albarellos 348 de Tigre. Carolina estaba de novia con Tablado, por entonces de 20 años, e iban juntos a la nocturna de la Escuela 1 Marcos Sastre de Tigre.

Aquella noche, la pareja dio distintas excusas en el colegio, logró salir antes del horario de salida y fue a la casa de Tablado, donde no estaba su familia.

Luego de una discusión, Tablado persiguió a Carolina por varios ambientes de la casa, escaleras, cocina y garaje, y la mató de 113 puñaladas aplicadas con cuatro armas blancas halladas en la escena: una cuchilla de cocina, dos cuchillos de mesa Tramontina y un formón de carpintería.

El juicio se realizó en 1998 y como en aquella época no existía la figura del "femicidio", para intentar lograr una prisión perpetua la fiscalía y la querella acusaron por la figura del homicidio agravado por alevosía.

Pero Sala III de la Cámara Penal de San Isidro condenó a Tablado a 24 años por "homicidio simple" y así evitó la perpetua.

En 2007 se casó estando en prisión con Roxana Villarejo, la madre de sus hijas mellizas, pero luego se separó y la amenazó de muerte a ella y a su suegra, hecho que le valió en 2013 una segunda condena que se le unificó en una pena única de 26 años y seis meses que debía agotarse a fines de 2022.

Por el beneficio de la derogada Ley del "2x1" y los cursos que hizo en prisión como "estímulo educativo", el cómputo de la condena se le redujo y la pena se le dio por concluida el 28 de febrero de 2020, cuando abandonó la Unidad 21 de Campana, se fue a vivir a la misma casa de Tigre donde hace 24 años cometió el femicidio de Carolina y luego, en diciembre, fue detenido por esta causa de la desobediencia que lo tuvo un año más en prisión.

Comentarios

TARAGUII