Yerba Mate Taragüi: El poder de un sabo


La historia de la abuela que estaba postrada y llamó a la policía para que le haga la comida



"Ayúdenme, estoy sola, tengo hambre y no puedo cocinar”, fue el ruego de la abuela.

Una anciana que vive sola y permanecía postrada en una cama por problemas de salud se vio ante la dificultad de no poder levantarse para preparar comida y decidió llamar a la policía para que la socorrieran: “Ayúdenme, estoy sola, tengo hambre y no puedo cocinar”, fue el ruego de la abuela.

El hecho ocurrió en Coverciano, muy cerca de Florencia, en Italia.
Ante el pedido de ayuda a los uniformados, se envió con carácter de urgencia dos efectivos a la vivienda de la mujer quienes, al no tener respuestas desde el interior de la casa, pidieron a un vecino que abriera la puerta.
Una vez en su interior los policías Antonio y Giuseppe brindaron las primeras asistencias a la pobre abuela y luego le prepararon ravioles con salsa de tomate.

Comentarios

PUBLICIDAD