Yerba Mate Taragüi: El poder de un sabo


Cuento del tío: “Algún día vas a tener 92 años y vas a ver que confiás en la gente”

Aldao contó cómo fue que creyó el cuento de los dólares.

Aldao cayó en la trampa y entregó sus ahorros a desconocidos. Contó por qué creyó en los estafadores y también compartió enseñanzas de vida.

La multiplicación de casos de estafas contra personas mayores es llamativa y deja interrogantes. Uno de ellos es qué le sucede a las víctimas que terminan confiando todo lo que tienen a personas que les mienten. ¿Cómo es posible que se caiga en la trampa cuando desde todos los medios posibles se advierte al respecto y se pide estar alerta?
Aldao tiene 92 años y es el protagonista del último “cuento del tío” que se conoció. Entregó a delincuentes 5 mil dólares, 80 mil pesos y algunos objetos de oro desde su casa ubicada en Córdoba entre Dorrego e Italia. En diálogo con Telenoche (El Tres) este miércoles a la noche y este jueves a la mañana en A Diario (Radio 2), reveló detalles y compartió sentimientos que arrojan respuestas a las preguntas en torno a este tipo de delito.
“Algún día vas a tener 92 años y vas a ver que confiás en la gente”, sostuvo con total sinceridad. Esto es lo que le pasó a Aldao al momento de entregar los ahorros de su vida y objetos preciados a desconocidos: nunca pensó que lo estarían engañando. Sin embargo, no es lo único que mencionó: “No me engaño tengo todos los problemas que puede tener una persona a los  92 años”. En ese sentido, aseguró que el déficit de audición le jugó una mala pasada.
Así, confundió la voz de “Lidia, una gran amiga de hace 33 años”. Confió en que era ella la que del otro lado del teléfono lo alertaba de una supuesta estampida del dólar y de la necesidad de entregar sus ahorros. “Hice un paquetito y me fui abajo”, dijo y lamentó la pérdida de un reloj y unas medallas que le habían regalado.
La noche en que fue estafado, Aldao no durmió por la angustia. Pero hoy se mostró optimista en Radio 2: “Fue una cosa increíble pero ya estoy de vuelta”, manifestó risueño.

Comentarios

PUBLICIDAD