Yerba Mate Taragüi: El poder de un sabo


El policía Deivid Vergara acusado de asesinar a Víctor ya cumple la preventiva en una cárcel común

Atroces instantes finales del chico asesinado en Santa Ana | Vía ...
   


El oficial de la Policía de Misiones acusado de matar 
a Víctor Márquez Dos Santos (16) en Santa Ana fue alojado ayer en la Unidad Penal VIII de Cerro Azul, dando inicio así a su vida dentro de un presidio luego de que la Justicia dictara su prisión preventiva a fines de marzo. 

Misiones: una pericia determinó que la policía asesinó a un chico ...

Según detallaron fuentes ligadas al caso y del Servicio Penitenciario Provincial (SPP), Deibid Vergara (32) pasará catorce días en aislamiento en el marco de los protocolos dispuestos por la emergencia sanitaria por coronavirus. Se trata de una “cuarentena preventiva”, que tiene el fin de asegurarse que ningún infectado ingrese al sistema carcelario. 
Atroces instantes finales del chico asesinado en Santa Ana | Vía ...

Por esta misma razón no quedó a cargo del SPP luego del cambio de su situación procesal. Más allá de eso, si transcurrido ese tiempo se comprueba su buen estado de salud, será trasladado a la Unidad Penal VI de Posadas, donde estará más cerca de sus familiares y a disposición del juzgado interviniente. 
Según trascendió, la familia se opuso a que el hombre sea alojado en una cárcel, pero por la gravedad del delito que se lo acusa, esa solicitud fue desestimada. “Es lo que corresponde”, se señaló. 
El titular del Juzgado de Instrucción Dos, Juan Manuel Monte, fue quien decidió la preventiva de Vergara por homicidio agravado por su condición de funcionario público, delito que prevé la prisión perpetua. La medida también incluyó la liberación de Matías A. (30) y Rubén N. (43). 
Lo que pedimos ahora es saber por qué mató a Víctor de esa manera ...

Si bien se decidió que estos últimos sigan el proceso en libertad, están acusados por encubrir el gatillo fácil, tienen varias restricciones y deben presentarse regularmente ante el juzgado. En la misma situación está Mariela C. (24), joven que completaba la comisión policial que presuntamente asistió al asesinato del joven, pero que nunca estuvo detenida. 
El privilegio de la mujer siempre fue un punto de conflicto para la familia y para los demás detenidos. Mariela fue quien, tras una semana de incertidumbre, destrabó la pesquisa al confesar que Vergara asesinó a sangre fría a Víctor. También declaró que el oficial se subió a la patrulla y los amenazó de muerte a todos. 
Diversas fuentes de estricta reserva dijeron a El Territorio que como entonces no había mayores pruebas de su testimonio, sus palabras fueron incorporadas al expediente como una denuncia por amenazas contra el principal acusado. 
Luego, la pericia balística hecha por la propia Policía confirmó que la bala asesina salió del arma reglamentaria de Vergara. 
De todas formas la situación de la mujer policía cambió con el correr de la instrucción. Una vez que asumió el juez Monte fue citada a audiencia indagatoria bajo los lineamientos del artículo 70, lo que es comúnmente llamado “testigo sospechoso”. Ante eso, la mujer decidió cambiar su abogado. 
Hay que aclarar que la figura del arrepentido, que habilita a un imputado a dar información útil para el avance de la causa a cambio en una mejora de su situación, no está prevista en los procesos de la Justicia ordinaria. 

Agencia Hoy -Crimen en Santa Ana: Un detenido por el homicidio del ...

Más pruebas
Más allá de esto, en las últimas semanas fue incorporada la pericia sobre el libro de guardia de la comisaría de Santa Ana, que fue realizada por Gendarmería Nacional. Si bien se trataba de algo evidente, se confirmó de forma científica que los registros fueron adulterados. 
Antes, la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas (Saic) del Poder Judicial había entregado un informe de los análisis de los teléfonos de los uniformados. Se supo que geolocalización los ubicó en el lugar de los hechos al momento del homicidio.  

Murió de un infarto luego de enterrar a su hijo menor de edad ...

El crimen 
El cuerpo de Víctor Márquez Dos Santos (16) fue hallado en una calle terrada cerca de la Escuela de Comercio 10 el 24 de agosto del 2019. La bala ingresó por el ojo izquierdo y la autopsia reveló que no tenía ninguna otra lesión; es decir, estaba en total estado de indefensión, arrodillado.
El joven se iba a la Iglesia para colaborar con un locro. Al otro día, tras su sepelio falleció de un infarto Eriberto Márquez Dos Santos (66), padre del chico. La familia contó luego que los acusados habían asistido al velorio de Víctor y le aseguraron  al señor que iban a encontrar al asesino.
Una semana transcurrió sin novedades y con hipótesis diversas que hablaban de un ajuste de cuentas narco o un crimen por cuestiones particulares. Sin embargo, el 31 de agosto, tras multitudinarias marchas pidiendo justicia, el escándalo explotó y se confirmó lo que muchos sospechaban: las pruebas indicaron que a Víctor lo mató un policía. 
Según el testimonio de la cabo involucrada, Vergara ejecutó al joven en el mismo lugar donde fue hallado. Aseguró que ella y los señalados como encubridores  vieron la secuencia desde el móvil policial, pero ninguno se bajó.  Agregó que cuando Vergara volvió los amenazó a todos de muerte y dijo “acá no pasó nada, ustedes no vieron nada”.
Las versiones de los otros acusados
Ante la Justicia el cabo primero Rubén Darío N. (43) señaló que la madrugada en que ocurrió el crimen, el 24 de agosto, salió de patrulla una sola vez y volvió a las 2.40. Agregó que en esa instancia se fue a dormir y que recién se despertó a las 6, cuando tenían la información de que Víctor había sido asesinado.En este punto, detalló que notó que la camioneta había sido movida, señalando así que otra comisión había salido a la calle mientras él descansaba.El subayudante Matías A. (30), en tanto, expresó que esa noche salió una sola vez, con la cabo Mariela C., hicieron una recorrida y volvieron a las 3.10. Consideró que cuando ocurrió el crimen del adolescente toda la guardia estaba en la comisaría, puesto que el móvil no volvió a salir. Es decir, fue más allá que su compañero y con sus palabras, directa o indirectamente, dio a entender que ningún efectivo implicado mató al joven.El principal acusado hasta el momento se mantiene en silencio.
fuente el territorio

Comentarios

PUBLICIDAD