Yerba Mate Taragüi: El poder de un sabo


Violó y asesinó a una nena pero lo liberaron tras llegar a un acuerdo con la familia de la víctima



violó a una nena y llegó a un acuerdo

Los dos cómplices de Abdisalan Abdirahman fueron ejecutados por el hecho. Sin embargo, él recuperó su libertad tras llegar a un tradicional acuerdo. El hecho ocurrió en África.

El hecho tuvo lugar en África.
Un aberrante hecho tuvo lugar en Somalía, al este de África y conmocionó al mundo entero. Un hombre acusado de participar del secuestro, violación y asesinato de una nena de 12 años escapó a la pena de muerte y fue liberado a cambio de 75 camellos tras la aplicación de una ley tradicional.
El hecho generó repudio en diversos grupos de defensa de los derechos de las mujeres, que denuncian una “cultura de impunidad” en la mencionada nación.
Aisha Ilyes Aden tenía 12 años cuando fue secuestrada por tres hombres en un mercado de la ciudad de Galkayo en febrero del año pasado. Sus captores actuaron sin piedad: la violaron en grupo, mutilaron sus genitales y la estrangularon hasta la muerte.
Tras el aberrante hecho, todos fueron detenidos y condenados a muerte en mayo, de acuerdo a una ley de delitos sexuales aprobada en 2016 en la región semi autónoma de Puntlandia, la primera en Somalia que criminaliza el acoso sexual y la violación.
Si bien dos de los tres fueron fusilados a principios de este mes, uno de ellos, identificado como Abdisalan Abdirahman, logró recuperar la libertad y las autoridades nunca explicaron por qué.
Ahora, un familiar de la víctima confirmó que el hombre había sido liberado el 20 de febrero tras un acuerdo para pagarle a la familia 75 camellos como compensación por la violación y asesinato de la niña.
Es tradición que las víctimas sean obligadas a aceptar una compensación, principalmente en forma de camellos o ganado, y a casarse con sus agresores.
Al respecto, activistas por los derechos de las mujeres aseguran que la violencia contra las mujeres no terminará nunca mientras las leyes tradicionales permitan alcanzar acuerdos para resolver crímenes como este.
“Estoy enojada por cómo se dejó en libertad al tercer hombre. En Puntlandia, y en Somalia en general, las víctimas de violación no obtienen justicia debido a la participación de los líderes tradicionales”, aseguró Ubah Mohamed del Somalia Gender Hub, un grupo de defensa de los derechos de las mujeres.

Comentarios

PUBLICIDAD